NOTICIAS


Participa en un nuevo paradigma educativo. Regístrate y recibe estas noticias por email.

ZONA RESERVADA PARA COLABORACIONES ESTRELLA, PREFERENTE Y ESTATAL. INFÓRMATE AQUÍ.

EDUCAR A TRAVÉS DE LA EXPERIENCIA

Publicado 17/06/2016 18:04:56  | EDUCA  | Innovación educativa  | Noticia 831  | 2427 visitas

El investigador John R. Mergendoller posa en el CosmoCaixa de Barcelona, donde fue ponente de las conferencias STEAM.

El investigador principal del Buck Institute for Education defiende esta fórmula de aprendizaje para que los alumnos se pregunten y reflexionen.

Con movimientos pausados se acerca el alto torso de John R. Mergendoller a compartir un banco en el museo CosmoCaixa en Barcelona. Él, experto en explorar nuevos campos educativos, transmite la misma tranquilidad a través de sus sosegadas y precisas palabras. Quizás sea la herencia que la enseñanza ha dejado en su carácter lo que ha construido al personaje y al hombre. En cualquier caso, la huella de la educación ha sido la pauta que ha conducido tanto su carrera profesional como su trabajo, siendo germen para lo que se podría calificar como una nueva corriente.

Sus publicaciones abarcan ámbitos de tecnología educativa, enseñanza de las ciencias, reforma de grados intermedios y, el más interesante de todos, el aprendizaje basado en proyectos. De hecho, el investigador principal del Buck Institute for Education fue, además, el primer galardonado con la beca Mergendoller. Por ello, asistió como ponente de las conferencias STEAM Barcelona que tenían lugar el pasado mes de abril.

Más allá de la introducción de la tecnología en las escuelas o fomentar la inclusión de determinadas disciplinas, lo que el investigador propone es cambiar el concepto de aprendizaje: «se trata de recibir conocimiento para completar una tarea, que los alumnos desarrollen sus competencias por sí mismos. Estás creando un ambiente en el que los niños tienen un objetivo», introduce el experto. Sin ir más lejos, la idea es darles una oportunidad de dar luz a algo que tenga un sentido y un valor para ellos, teniendo en cuenta que muchos estudiantes se gradúan sin recordar lo que han aprendido, sin conocerlo en profundidad o sin haberlo aplicado.

«En una clase tradicional», compara Mergendoller, «el plato principal es el profesor hablando y el postre es la aplicación de conocimiento». Su metáfora insta a darle la vuelta a la tortilla, para lograr un impacto a la hora de crear un ambiente de aprendizaje, la actividad debe convertirse en el plato principal que guíe la adquisición de conocimiento. Y es que su línea educativa, responde también a las dinámicas actuales que se crean en los puestos de trabajo. Un flujo en el que profesionales de todos los niveles están trabajando en comunidad para crear y producir y que, en consecuencia, inspira la organización de las clases en equipos: «Enfatiza que una parte de aprender consiste en poner a gente junta a trabajar», reflexiona el investigador que plantea un pero: «no todo el tiempo».

Con la precaución de no dejar a un lado los conocimientos básicos que permiten al alumno moverse en el futuro por el mundo y la vida, Mergendoller matiza: «aplicar una perspectiva basada en proyectos no quiere decir que estemos descartando las metodologías tradicionales de aprendizaje. Más allá de ello, el proyecto provee de un ángulo que puede incluir metodologías tradicionales de aprendizaje, recursos online, aprendizaje indirecto y todo integrado en un nuevo proyecto».

El programa ha sido ya aplicado con buenos resultados en diferentes centros en todo el mundo: «los estudiantes recuerdan lo que han aprendido, lo aprenden en mayor profundidad y, además, desarrollan habilidades de gestión, de planificación, de criticar su propio trabajo y el de otros. De ser parte de un equipo», asegura el investigador. Se trata, en cualquier caso, de un tipo de enseñanza que trabaja, paralelamente, la gestión emocional en los ambientes de trabajo, la confianza y la responsabilidad. Una nueva forma de afrontar lo que implica ser un estudiante como parte de un grupo.

Pese a lo que pueda parecer, los profesores encuentran mejores resultados en la aplicación de esta metodología en niños que no están absortos, normalmente, por los acercamientos educativos tradicionales: «es muy productivo para ellos», sostiene Mergendoller. Habiendo sido llevada a puntos tan distantes en el planeta como EEUU, México o Singapur, es previsible que su acogida no ha sido la misma en todos los alumnos, por lo que se han llevado a cabo cambios de grupos o desarrollo de proyectos en solitario. Y expone una lacra sobre el hecho de que, precisamente en España, los profesionales encargados de impartir educación no cuentan con previsión dentro de su horario laboral para formarse: «los países que no aprenden como parte de la tarea de enseñar se enfrentarán a un freno de la educación en un corto espacio de tiempo», aventura.

En cualquier caso, para Mergendoller en el futuro de la educación es imprescindible hacer pensar a los alumnos y cuestionarse las cosas. Una escuela que base su estructura en impulsar la reflexión, y un aprendizaje que rete a los propios chicos y les haga pensar por sí mismos.

ZONA RESERVADA PARA COLABORACIONES PARTICIPANTE, PROVINCIAL Y REGIONAL. INFÓRMATE AQUÍ.


* Si quieres denunciar una mala praxis en la utilización de los comentarios, contacta con nosotros en el correo administracion@laeducacioncuantica.org.
Se guardará la confidencialidad de la denuncia.

Volver