NOTICIAS


Participa en un nuevo paradigma educativo. Regístrate y recibe estas noticias por email.

ZONA RESERVADA PARA COLABORACIONES ESTRELLA, PREFERENTE Y ESTATAL. INFÓRMATE AQUÍ.

4 TRUCOS BÁSICOS PARA CAUTIVAR A TUS ALUMNOS

Publicado 12/02/2016 19:22:30  | OPINA  | Profesorado  | Noticia 327  | 1770 visitas

4 Trucos básicos para cautivar a tus alumnos

Un artículo de Santiago Moll.

Cautivar es el proceso de seducir a la gente con un producto, un servicio o una idea. Esta es la definición que puedes encontrar en el extraordinario libro de Guy Kawasaki titulado El arte de cautivar. Adoro la palabra cautivar y debo confesar que aún me gusta más la definición que da Guy Kawasaki. Piensa por un instante en un momento en que algo o alguien te ha cautivado profundamente. Pues bien, lo que te quiero enseñar en este artículo es a transmitir esa emoción, a cautivar a tus alumnos con 4 actuaciones que no sólo te funcionarán con tus alumnos, sino también con la gente con la que trates. ¿Empezamos?


4 PRINCIPIOS QUE COMO DOCENTE PUEDES USAR PARA CAUTIVAR A TUS ALUMNOS.

Como docente en muchas ocasiones te centras en transmitir conocimientos a tus alumnos de la mejor manera posible, pero también debes esforzarte en producir en ellos una honda y profunda satisfacción. ¿Y cómo consigues generar tal satisfacción? ¿Cómo consigues cautivar a tus alumnos? La respuesta es tremendamente sencilla. Gustándoles. ¿Y cómo puedes gustar a tus alumnos?

Aquí tienes cuatro maneras realmente eficaces:

1 - La sonrisa. No es la primera vez que hablo de la importancia de sonreír, de entrar sonriendo en el aula. Pero hoy no sólo hablaré de la importancia de la sonrisa, sino que te enseñaré a distinguir entre la sonrisa verdadera y la sonrisa falsa.

* La sonrisa verdadera. También se llama la sonrisa de Duchenne. Esta sonrisa debe su nombre al investigador francés Guillaume Duchenne. En la sonrisa de Duchenne hay una contracción de los músculos cigomático mayor y menor cerca de la boca (el músculo que tienes en la mejilla de forma rectangular). Además, en la sonrisa de Duchenne se eleva levemente la comisura de los labios, se contraen las mejillas y se producen arrugas alrededor de los ojos, conocidas como patas de gallo. Esta sonrisa es un tipo de sonrisa muy espontánea y, sin duda, la más sincera. Esta es pues la sonrisa que debes adoptar para cautivar a tus alumnos.

¿Cómo puedes conseguir la sonrisa de Duchenne cuando entras en el aula? Buena pregunta. Pues bien, de lo que se trata es de entrar en el aula con la mejor predisposición e intentando pensar en algo agradable para ti.

* La sonrisa falsa (ver fotografía de los chicos y chicas sonriendo). La sonrisa falsa es muy fácil de realizar porque sólo implica el uso del músculo cigomático mayor, el músculo que va desde la mandíbula hasta la comisura de los labios. En la sonrisa falsa hay una desconexión entre los labios y los ojos, unos ojos que suelen transmitir una mirada distraída.

Una muy buena forma de distinguir entre una sonrisa falsa y una verdadera es que la falsa se ejecuta y desaparece con gran rapidez, mientras que la sonrisa verdadera es más lenta en su ejecución, es decir, se trata de una sonrisa más gradual.

2 - La vestimenta. ¿Cómo debe vestir un docente? Pues como le dé la gana. O no. Lo que me gustaría que tuvieras presente a la hora de vestir es que la ropa o la vestimenta puede ser un elemento que te acerque o aleje de tus alumnos.

* Proximidad. Según tu manera de vestir, tus alumnos se sentirán más cercanos a ti. Esto no significa que debas vestir como ellos, pero tal vez sí que vale la pena que no te distancies excesivamente de la manera con que visten. Para cautivar a tus alumnos, primero hay que gustarles, y si quieres gustarles debes hacer que se sientan identificados en todo lo que eres y en todo lo que representas. Y la vestimenta es un elemento que puede ser determinante al respecto.

* Comodidad. Cuando me refiero a la comodidad no te estoy diciendo que vistas con ropa deportiva, sino que me refiero a la comodidad en términos de seguridad. Siempre pienso que la ropa no sólo te viste, sino que es un elemento clave para dar una clase con la mayor predisposición. Una buena manera de vestir cómodo es usar la técnica de la cebolla, que consiste en ir a tu centro escolar con varias prendas e ir poniéndote o quitándotelas en función de las circunstancias que se den fuera y dentro del aula.

3 - El saludo. Otro elemento clave para cautivar a tus alumnos está en el saludo, en cómo te presentas ante ellos. Para cautivar a tus alumnos a través del saludo, debes tener en cuenta estos aspectos:

* Contacto visual. Es fundamental a la hora de saludar a tus alumnos mantener en todo momento el contacto visual. Esto hará que generes un fuerte sentimiento empático.

* Verbalizar el saludo. Por ejemplo: ¡Buenos días a todos y a todas! ¿Cómo está hoy la clase de Segundo B?

* La sonrisa de Duchenne. Usa en todo momento la sonrisa de Duchenne, la sonrisa verdadera a través de estrategias que te predispongan a tener un pensamiento y una actitud positiva frente a tus alumnos.

* Espacio. No invadas el espacio vital ni te mantengas demasiado alejado de tus alumnos.

* Contacto. Se trata de un aspecto delicado en función de la edad de tus alumnos. Pero por encima de todo debe ser un contacto firme y decidido cuando, por ejemplo, se trata de un apretón de manos o un abrazo ante un logro. De lo que se trata es de que ese contacto sea sentido, que sea visto como verdadero por parte de tu alumnos. Haz que su duración no exceda de los 3 segundos.

4 - Tu vocabulario. La palabra es un arma tremendamente poderosa para cautivar a tus alumnos, pero debes ser consciente de que hay que hacer un buen uso de ella, porque junto con los gestos, tu sonrisa y tu vestimenta es lo que te define como docente y como persona.

En ocasiones no eres consciente de ello y un uso inadecuado de determinadas palabras hará que te distancies de tus alumnos. Para evitar dicho distanciamiento, debes tener en cuenta los siguientes aspectos:

* Vocabulario sencillo. No uses ninguna palabra que puedas intuir que tus alumnos no serán capaces de entender. Es algo tan obvio que a veces puede que se te pase. Por ejemplo, en lugar de decir Buenos días chicos usas la expresión ¿Cómo están mis pupilos? Seguramente muchos de tus alumnos desconocen el significado de la palabra pupilos.

* Tono de voz enérgico. Tan es importante lo que dice que cómo lo dices. tu tono de voz debe ser en todo momento enérgico, vigoroso y creíble.

* Frases cortas. Menos es más. Usa siempre que puedas oraciones simples en lugar de oraciones compuestas. Las oraciones simples son mucho más eficaces y permiten a tus alumnos retener su información con mayor facilidad.

* Ambigüedades. Hay que evitar en lo posible la ambigüedad cuando estás delante de tus alumnos. Ejemplo de ambigüedad: Me encanta el helado de chocolate. ¿Quieres? (no puedes saber si quiere helado, si lo quiere de chocolate, si quiere el que tiene la otra persona o si quiere comprar un helado)

Con estos sencillos trucos habrás observado que cautivar a tus alumnos, que enamorar a tus alumnos no es tan difícil. De lo que se trata es de dar la importancia que se merece a los pequeños detalles que al fin y al cabo son la esencia de una sesión lectiva. Espero que los pongas en práctica en el aula y lo hagas, cómo, no, con la mejor de las sonrisas.

Fuente del artículo: El arte de cautivar, de Guy Kawasaki.

ZONA RESERVADA PARA COLABORACIONES PARTICIPANTE, PROVINCIAL Y REGIONAL. INFÓRMATE AQUÍ.


* Si quieres denunciar una mala praxis en la utilización de los comentarios, contacta con nosotros en el correo administracion@laeducacioncuantica.org.
Se guardará la confidencialidad de la denuncia.

Volver